En el Parque arqueológico de Campo Lameiro, situado en la provincia de Pontevedra, podemos admirar unas 100 rocas con grabados y petroglifos de gran belleza. Es un lugar hermoso lleno de misterio. Y lo mejor es que podemos hacer la visita con nuestros perros!

Se trata de un recorrido al aire libre de 3 km que se puede realizar en aproximadamente una hora, aunque nosotros nos entretuvimos algo más haciendo fotografías y disfrutando de este maravilloso lugar. Los perros deben ir atados, pero como el día que lo visitamos estábamos completamente solos, Balú pudo ir suelto, teniendo siempre cuidado de no pisar los petroglifos.

En la entrada os darán un mapa que os servirá como guía para hacer el recorrido. Además, cada petroglifo está señalizado con un dibujo para que podamos identificar mejor las formas que nuestros antepasados grabaron en la piedra.

Existe también un museo que vimos muy rápidamente mientras Balú esperaba fuera, ya que la entrada de perros está prohibida. En él podemos ver videos explicativos, objetos encontrados durante las excavaciones y una recreación de un poblado de la Edad de Bronce.

El Parque Arqueológico de Campo Lameiro, considerado el Atapuerca gallego, es una visita obligada si vais a viajar con perro por las Rías Baixas. Un recorrido fácil y bonito en el que, si dejamos volar la imaginación, nos transportaremos por completo a la Edad de Bronce.

Para más información podéis visitar la web del Parque Arqueológico de Campo Lameiro.