En el extremo occidental de la península de O Morrazo, en Pontevedra, está la Costa da Vela, con sus impresionantes acantilados de más de 150 metros sobre el mar. El punto más alto es el monte O Facho, desde el que se divisan las Rías de  Pontevedra, Aldán y Vigo y el Parque Natural de las Illas Atlánticas. Las excavaciones arqueológicas en este monte, pusieron de manifiesto la existencia de un castro galaico-romano en el que se descubrieron, hasta el momento, 60 viviendas en un recinto amurallado.

En el extremo sur se sitúa Cabo de Home con tres puntas, cada una con su faro. Existen senderos bien señalizados para hacer una ruta visitando los tres faros de Cabo Home, con sus excelentes vistas a las Islas Cíes. Las tres puntas acogen una pequeña ensenada, la Playa de Melide, y ya desde el interior de la Ría de Vigo, se pueden divisar las Playas de Barra, Viñó y Nerga, con su impresionante sistema dunar. Al lado de la bonita playa de Melide, protegida por una densa vegetación de pinos, hay una pequeña cala de aguas turquesas y transparentes a la que podemos ir sin problemas con nuestros perros.

A sólo 15 km al norte, pasando la bonita Ría de Aldán, llegamos a las Calas de Sarteséns. Es recomendable hacer una parada en el camino para visitar el Cruceiro de Hío, que está situado en el atrio de la iglesia parroquial y data de 1872. Para llegar a las Calas de Sarteséns, hay que coger el desvío hacia la Playa de Tuia, antes de llegar a Bueu. Hay que dejar el coche en el aparcamiento de la Playa de Tuia, donde hay un chiringuito al aire libre para comer raciones de pulpo, pescaditos fritos y otro platos típicos de la Ría. Mirando hacia el Mar, y dejando el chiringuito a la izquierda, se coge un camino por el medio de un bosque durante unos 10 minutos para llegar a las preciosas y aisladas Calas de Sarteséns. Son dos calas casi contiguas, de arena blanca y aguas cristalinas, en las que podemos disfrutar con nuestros perros.

Si queda tiempo, se puede continuar en coche hasta el otro lado de la Ría de Pontevedra para terminar el día en el bonito pueblo de Combarro, uno de los pueblos marineros más hermosos de la costa gallega. En el pueblo hay más de 30 hórreos que se alinean con la costa y llegan hasta la orilla del mar. El turismo ha transformado este tranquilo pueblo marinero donde las viejas casas se han reconvertido en bares o restaurantes donde se puede comer marisco fresco en terrazas con vistas al mar. Como siempre, podéis ver la localización exacta de todos los lugares mencionados en este post haciendo click en el enlace “Perros Viajeros en Google Maps”.