La ciudad de Chicago ha puesto en marcha la iniciativa “Dog Friendly Areas” : 18 áreas y parques donde podemos llevar a nuestros perros para que corran y jueguen libremente sin estar atados con la correa. La única pega es que para disfrutar de éstas áreas y parques, es obligatorio solicitar un permiso y una placa identificativa para nuestro perro que cuesta $5,00. El permiso y la placa se obtienen en cualquiera de las clínicas veterinarias asociadas a “Chicago Land Veterinaty Offices”. Podéis descargar el listado aquí. El perro debe tener su cartilla con las vacunas y desparasitación en regla.

Existen 3 playas en la ciudad con áreas designadas para perros: Belmont Harbor, Evanston y Montrose. El área para perros en Montrose Beach es una de las mejores. Situada situada en el Lago Michigan, se puede llegar hasta allí dando un paseo, en bicicleta o en patines, ya que hay un carril bici que bordea el lago y es perfecta para darse un baño en verano. Podéis descargar el listado completo de parques para perros en Chicago aquí.

Chicago ofrece muchas actividades para disfrutar con nuestros perros: Se puede dar un paseo en barco por el río con la compañía SeaDog Cruises o alquilar una canoa o un kayak para disfrutar del lago en Chicagoland Canoe Base. Además, la ciudad cuenta con varios restaurantes con terrazas a los que se puede ir con nuestro acompañante canino y alojamientos que aceptan mascotas. Os dejo los links a algunos de ellos:

Dewitt Place    Hotel 71    Sheraton Hotel&Towers      Hotel Indigo    China Doll Guest House