Desde Miami, alquilamos un coche y nos fuimos un fin de semana a Key West (Cayo Hueso). Una de las mejores experiencias de esta escapada es todo el camino por la “Overseas Highway” hasta llegar al último cayo habitado de los cayos del sur de Florida. La “Overseas Highway” es una autopista de 200 km de largo y 42 puentes sobre el Golfo de México, el Mediterráneo americano. Los puentes van uniendo todos los cayos, de tal forma que mientras vas en el coche, durante casi todo el camino, ves el mar a ambos lados de la carretera y pequeños cayos a los que solo se puede acceder en barco.

En Key West está “Dog Beach”, una pequeña cala habilitada específicamente para ir con perros. No es un muy grande, pero aunque era fin de semana y hacía buen tiempo, sólo nos encontramos allí a otra perrita, Petronia, con su dueño. En el medio de la cala hay dos palmeras perfectas para echarse una siesta después de comer un buen plato de pescado y marisco fresco, lo más típico en las tabernas del pueblo.

El Key West National Wildlife Refuge es un parque natural formado por varios cayos deshabitados accesibles solamente en barco. Sin embargo, por su cercanía con Key West, es habitual ver muchas de las más de 250 especies diferentes de aves que habitan este parque. Incluso hay gallos sueltos por la calle! Como era de esperar en una isla que tiene una playa para perros, también hay muchos hoteles y bed&breakfast que admiten animales. Os dejo los links a las webs de algunos de ellos:

Ibis Bay Resort    The Westin Key West Resort & Marina    Sheraton Suites Key West    Doubletree Grand Key Resort    Ocean Breeze Inn

En Duval Street hay muchos bares con terrazas para ir a tomar una cerveza o un mojito después de cenar. En algunos, grupos locales tocan música en directo. También se puede visitar la casa/museo donde vivió Hemingway durante 10 años de su vida. Pero la mayor atracción turística de Key West, es el Southernmost Point, el extremo sur de Estados Unidos, a tan sólo 90 millas de Cuba. Es famoso por sus puestas de sol y para hacerte la “foto de rigor” hasta hay que hacer cola! Pero ya veis, Balú lo consiguió!